Diagnóstico

La mayoría de los cánceres de piel se pueden encontrar temprano mediante exámenes clínicos:

  • Autoexamen de la piel: éste debe realizarse una vez al mes, en una habitación donde haya mucha luz y frente a un espejo.

  • Examen médico regular: consiste en la observación detallada de todos los segmentos de la piel, con la finalidad de detectar manchas o lunares sospechosos y en tales casos, analizar las características de la lesión: forma, tamaño, color, textura, si hay picazón o sangrado.

  • Cuando el médico encuentra algún hallazgo sospechoso en alguna parte de la piel, puede solicitar como examen complementario una biopsia de piel, que consiste en la extracción de una pequeña muestra de piel que luego se analiza en un microscopio.

 

Los melanomas por lo general no son dolorosos. La primera señal de su existencia es un cambio en el tamaño, forma o color de un lunar existente, aunque también pueden aparecer como un lunar nuevo, negro o anormal. En los varones suele aparecer en el tronco o la región de la cabeza o el cuello, mientras que en las mujeres, en brazos o piernas. Aunque puede desarrollarse en la extensión de toda la piel y mucosas.

AUTOEXAMEN

La regla del ABCDE puede ayudarte:

¡Conocer tus lunares lleva 5 minutos!

  • Asimetría: la mitad de un lunar no es igual a la otra mitad.

  • Bordes irregulares: los bordes son desiguales, borrosos o poco definidos.

  • Color: la pigmentación no es uniforme, se observan cambios de color de una zona a otra del lunar.

  • Diámetro: cuando el lunes mida más de 6 milímetros o se observan cambios de tamaño de un lunar.

  • Evolución: Un lunar o una lesión que luce diferente al resto o cambia su tamaño, forma o color.

Aráoz 2380 C1425DGJ  

CABA, Buenos Aires, Argentina

15 y 16 de agosto de 2017