Aráoz 2380 C1425DGJ  

CABA, Buenos Aires, Argentina

15 y 16 de agosto de 2017

El cáncer de piel se forma en los tejidos de la piel y puede deberse a diversos factores, como las quemaduras solares reiteradas o la exposición a radiación UV a largo plazo.

Existen dos tipos principales de tumores de piel: el carcinoma y el melanoma. Los carcinomas basocelulares y espinocelulares son los más frecuentes. Los melanomas son mucho menos frecuentes, pero su evolución puede ser de peor pronóstico.

El carcinoma basocelular es el tipo de cáncer más frecuente en el ser humano y está asociado a pieles que han recibido mucha exposición solar, a pieles muy blancas que no se broncean pero al recibir sol, se enrojecen, se queman y descaman. Muchos pacientes tienen además cabello rubio y ojos de tonalidades claras. Más del 70 por ciento de estos tumores se asientan lugares visibles en la cara, orejas y cuello, aunque también pueden ubicarse en el tronco y extremidades.

El carcinoma espinocelular también aparece más frecuentemente en pieles blancas que no se broncean pero siempre se enrojecen, con pecas y dañadas por el sol. Se asienta en la cara, el borde de las orejas, el cuero cabelludo y los labios, particularmente el labio inferior, más expuesto al sol. Puede crecer en la boca y la región genital y perianal, donde adquiere mayor agresividad. A diferencia del carcinoma basocelular, este tumor puede dar metástasis en los ganglios de la región afectada y en otros órganos.

Toda persona que ha tenido epiteliomas basocelulares y/o espinocelulares debe ser controlada de por vida, ya que tiene mayores posibilidades de desarrollar otros tumores.

MELANOMAS

Los melanomas son cánceres que se originan de los melanocitos, las células que producen el pigmento marrón que le da a la piel su color. Los melanocitos también pueden formar crecimientos benignos o no cancerosos que son conocidos como los lunares.

Los melanomas pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero son más propensos a comenzar en ciertas áreas. El sitio más común en los hombres es en el torso, pecho y espalda. En las mujeres, las piernas son la parte donde se presentan con más frecuencia. El cuello y el rostro son otros sitios comunes donde se origina el melanoma.

Al igual que el cáncer de células basales y de células escamosas, el melanoma es casi siempre curable en sus etapas iniciales. No obstante, si no se atiende, el melanoma tiene una probabilidad mucho mayor de propagarse a otras partes del cuerpo, donde es muy difícil de tratar.

La mayoría de los tipos de cáncer de piel son causados por una exposición excesiva a los rayos ultravioletas (UV). La mayor parte de esta exposición procede de la luz solar, pero cierta cantidad puede proceder de fuentes creadas por el hombre, tales como las camas bronceadoras y las lámparas solares.

Afortunadamente hay muchas cosas que puede hacerse para protegerse del cáncer de piel, o para detectarlo temprano de manera que pueda ser tratado eficazmente. 

¿Qué es el cáncer de piel?

Esta campaña cuenta con el apoyo de Bristol-Myers Squibb

contanos tu historia